Resident Evil – Historia

Nota: mientras que han existido varios intentos por unir coherentemente los argumentos de las versiones de 1996 y 2002, aún existen muchas discrepancias.

El juego original comienza al anochecer del 24 de Julio de 1998, en la pequeña ciudad de Raccoon City, donde una gran cantidad de horribles asesinatos han acontecido en las afueras del pueblo. Las víctimas han sido atacadas en sus casas por algún grupo de locos desquiciados con signos de canibalismo. Asombrados por la extraña naturaleza de los homicidios, el Departamento de Policía envía al Equipo Bravo del Servicio de Tácticas Especiales y Rescate (S.T.A.R.S.) a investigar una mansión abandonada en mitad del bosque que rodea a Raccoon, una mansión de la que nunca regresarían…

Tras perder contacto con sus camaradas, el Equipo Alpha se moviliza rápidamente para descubrir que ha sucedido. Alpha encuentra el helicóptero estrellado del Equipo Bravo, con el cadáver del piloto, Kevin Dooley, en el interior. No hay rastro de los otros seis miembros. De inmediato, Alpha se separa en busca de pistas. No muy lejos de ahí, Joseph Frost encuentra una mano mutilada tirada en el piso. Frost es repentinamente destrozado por una jauría de Cerberus. El piloto del Equipo Alpha, Brad Vickers es presa del pánico y decide huir en el helicóptero, abandonando a sus compañeros:  Chris Redfield, Jill Valentine, Barry Burton y el capitán, Albert Wesker.

Si otras opciones, el grupo se refugia en una mansión cercana. Se creen a salvo, pero la mansión (y sus alrededores) está plagada de terroríficas criaturas y protegida con avanzadas trampas y complejos sistemas de seguridad, ya que en realidad es el Centro de Investigación Arklay, propiedad de la Corporación Umbrella. Los sobrevivientes se separan, Barry colabora con Jill, mientras que Chris sale por su cuenta. Wesker desaparece misteriosamente.

Encuentran a dos miembros muertos del equipo Bravo, Kenneth J. Sullivan el explorador, devorado por un zombie, y Forest Speyer el francotirador, picoteado por cuervos. El experto en comunicaciones Richard Aiken está vivo, pero por poco tiempo, ya que ha sido envenenado por una gran serpiente. Afortunadamente Chris encuentra en perfecto estado a Rebecca Chambers, la joven científica del equipo. No sabe qué es lo que pasa, pero tiene claro que su objetivo es escapar de ese infierno. Una serie de documentos dispersos por la Mansión revelan los horribles experimentos conducidos por Umbrella, utilizando el Virus-T para crear grotescos monstruos.

Jill encuentra a Enrico Marini, capitán del equipo Bravo. Está herido y desconfía de su compañera, aludiendo que hay un traidor en S.T.A.R.S. y que todo lo que les ha sucedido no ha sido por pura casualidad. Sin embargo no puede hablar más, ya que alguien desde las sombras le dispara, provocándole la muerte instantánea. Al mismo tiempo, Barry comienza a comportarse de forma poco habitual, como si escondiera un secreto.

Finalmente descubren la entrada a un laboratorio subterráneo. Allí aparece Wesker y aclara qué es lo que ocurre realmente: la mansión es una tapadera para esconder un laboratorio que pertenece a Umbrella, compañía que en realidad se dedica a experimentar con armas bio-orgánicas. El producto de estos experimentos es el Virus Tyrant, también conocido como T-Virus, que entre otras cosas ha dado origen a los zombies y demás criaturas que deambulan por la casa.

Wesker era un empleado de Umbrella, pero se trasladó a S.T.A.R.S. para asegurar que el Departamento de Policía no interviniera e incluso apoyara dichas investigaciones. Sin embargo, los asesinatos por criaturas escapadas de la mansión no podían permanecer más tiempo ocultas y S.T.A.R.S. no tuvo más remedio que intervenir. Umbrella le ordenó aprovechar la ocasión y enviar a sus hombres a la mansión como conejillos de indias para así probar la eficacia de las armas bio-orgánicas que se habían creado.

Wesker quiere apoderarse de la creación suprema originada en ese laboratorio, el Tyrant T-002. Una forma de vida adaptada para el combate que podría ser de mucha utilidad para otra compañía rival de Umbrella. Sin embargo, cuando Wesker les enseña al monstruo, éste se escapa y lo asesina, permitiendo que Chris, Jill, Barry y Rebecca escapen tras enfrentarse a ella.

Brad ha recapacitado y se aproxima en el helicóptero para rescatarlos, pero se ha activado un mecanismo de autodestrucción de las instalaciones. En poco tiempo logran llegar al helipuerto situado sobre el laboratorio, pero el Tyrant aun sigue vivo y aparece en el último momento con no muy buenas intenciones. Los disparos no le hacen algo y el tiempo corre. Por suerte, Brad consigue arrojarles desde el aparato un lanzacohetes con el cual convierten a la abominación en mil pedazos. Brad aterriza y todos suben rápidamente al helicóptero. Mientras éste se aleja, ven extenuados por las ventanillas cómo la mansión explota llevándose con ella el mal residente… Por fin todo ha terminado… ¿o no?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s