Stalker

Los Acechadores son Criaturas Neomitocondriales Artificiales diseñadas para experimentar la evolución humana en medios forestales. Al igual que muchos antropoides, han adquirido patas hábiles como manos. Además, su piel posee una capacidad de alteración cromática muy superior a la del camaleón. Sus células pigmentarias pueden imitar complejas variaciones de color, haciéndolo prácticamente invisible.

Son depredadores muy peligrosos; sus distintas variedades poseen, en adición a su capacidad de camuflaje, enormes navajas ocultas en sus antebrazos y la capacidad de escalar sobre paredes y techos, por lo que se han ganado el apodo de “Ninjas del Bosque”. En Parasite Eve II, los encontrarás en distintos puntos durante la segunda mitad del juego.

Zebra Stalker

Son la variante más común, de color anaranjado con franjas negras. Haciendo honor a su nombre, permanecen escondidos la mayor parte del tiempo, esperando a una presa potencial, tras lo cual se revelan y atacan de dos maneras: utilizando su garra oculta, similar a una guadaña o saltando hacia sus enemigos para adherirse a ellos y morderles el rostro.

Siempre anunciarán su ataque con un chillido agudo, produciendo un extraño sonido al desplazarse. Sin embargo, a diferencia de las variantes más avanzadas, las Zebras no pueden camuflarse y avanzar al mismo tiempo. Debido a sus métodos de caza, prefieren los lugares oscuros para acechar.

Generalmente aparecen en grupos de dos o tres. La mejor manera de lidiar con ellos es utilizar cartuchos Firefly para incendiarlos, de esa forma podrás conocer su posición aunque se vuelvan invisibles. Si no logras apuntarles a tiempo, cambia a cartuchos Buckshot o al “Hammer” de la M4A1, y dispara hacia el frente; con suerte, el amplio radio de acción de ambos métodos revelará al menos a uno de ellos. Necrosis o Plasma también los volverá visibles.

Debido a sus hábitos nocturnos, la Linterna de Combate, el Resplandor, granadas Riot o el Flash de algún arma los paralizará por unos momentos. Si enfrentas a uno solo, dispárale sin cesar para impedirle desaparecer.

Gray Stalker

Un sub-jefe al que algunos han tenido a bien llamar “Spidey”. Tiene el doble de tamaño que un Zebra Stalker y sólo aparece en el túnel subterráneo debajo de Dryfield. Es un enemigo muy peligroso en los niveles de dificultad superiores e incluso en la primera partida debido a su caracter impredecible y ataques veloces.

Puede mimetizarse en segundos y desplazarse estando invisible, además ataca siempre desde el techo, utilizando su enorme cuchilla. Gracias a la impresionante longitud de sus extremidades, puede atacarte desde una distancia considerable. Además de provocar severos daños con ambas garras, puede atraparte con una mano y morderte la cabeza, infligiendo Confusión, o azotarte contra el techo.

En una partida normal, puedes vencerlo utilizando el lanzagranadas o el rifle, junto a Necrosis para envenenarlo o Apobiosis para dejarlo tirado en el suelo un rato. Alterna entre disparos y Energías Parasíticas de alto nivel; también es recomendable usar una Linterna o el Resplandor para cegarlo.

En dificultades superiores, como Scavenger, la mejor estrategia es usar un Spray y escapar al pequeño pasillo delante del Cuarto de Juegos. El Stalker no puede dañarte al ser incapaz de alcanzarte con sus ataques, por lo que se quedará corriendo por todo el túnel. Emite Necrosis para localizarlo y dispara cuando esté directamente en la línea de fuego.

Ivory Stalker

Versión suprema de Stalker, un sub-jefe que muchos prefieren evitar al ser extremadamente poderoso y veloz. Se le encuentra en el pasillo secreto que conecta la Mina con el Refugio. Al igual que su contraparte en Dryfield, puede volverse invisible de inmediato y atacar mientras está camuflado.

La mayor diferencia es que posee el doble de vitalidad, es más rápido y puede atacar desde cualquier superficie, incluyendo las paredes y el suelo; además, gracias a la doble articulación en sus patas, si es derribado del techo puede incorporarse casi inmediatamente y desplazarse de cabeza hasta volver a camuflarse. Ataca con sus navajas ocultas, y atrapándote para morderte la cara, provocando Parálisis con ambos ataques.

La estrategia en una partida normal es la misma que con el Gray Stalker, dispara con todo lo que tengas, lanzando ocasionalmente Necrosis o Apobiosis. Sin embargo, en dificultades elevadas, es casi imposible sobrevivir a una batalla mano a mano con ésta ANMC. La estrategia ideal es utilizar el Flash de la P229 recién adquirida en la batalla contra el Gran Caballo para cegar al Stalker, después correr hasta el elevador y dar media vuelta en la zona en que el pasillo cambia de color.

Debido a que sus ojos son extremadamente sensibles a la luz, la criatura no pasará del oscuro corredor y esperará a que regreses. Desde esta posición invoca Tiro Energizado y Necrosis para revelar la localización del monstruo. Cuando esté en tu línea de fuego, usa el Flash para paralizarlo y pegarle varios tiros potenciados. Repite la estrategia hasta que muera.

Skull Stalker

También conocido como “La Misteriosa Cabeza que Ríe”, es el prototipo fallido de los Acechadores. Es precisamente eso, una cabeza que permanece siempre inmóvil con una mueca divertida en el rostro; no posee ningún ataque, ni te provoca daño alguno. Todo lo que hacen es volverse invisibles por un rato. Las puedes destruir con un solo disparo o pasando sobre ellas. Cuando mueren, explotan dejando una marca repulsiva en el suelo. Por alguna razón, las Energías Parasíticas no les hacen daño mientras estén invisibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s