Resident Evil: Operation Raccoon City

Título Original: Biohazard: Operation Raccoon City
Plataformas: PlayStation 3, Xbox 360, PC.

Resident Evil: Operation Raccoon City es un shooter en tercera persona basado en acción por escuadrones desarrollado en conjunto por Capcom y Slant Six Games que reinterpreta los acontecimientos de Resident Evil 2 y Resident Evil 3: NemesisSe centra en las acciones de la Corporación Umbrella durante el infame incidente de Raccoon City, narrando la historia desde del punto de vista de un par de unidades de fuerzas especiales: una de la compañía y otro equipo perteneciente al ejército de los Estados Unidos de Norteamérica.

Un universo paralelo

El juego es un spin-off de la franquicia que tiene lugar entre RE2 y RE3, por lo tanto no tiene impacto en las series principales. En ambos lados hay seis personajes jugables, cada uno con sus propias habilidades especiales. Existe una campaña para un jugador con siete misiones que se pueden jugar tanto individual como cooperativo en línea. Durante la aventura cruzas caminos con personajes clásicos de la franquicia y tus acciones determinan su destino.

Cada personaje puede equiparse con una “Habilidad” ya sea pasiva o activa, un arma primaria y una secundaria. Las habilidades pasivas se mantienen activas desde el principio de la misión, mientras que las habilidades activas son más poderosas, pero necesitan ser activadas con un botón específico; una vez que su tiempo de uso expira, debemos esperar para volver a activarlas.

Siguiendo la tendencia de juegos recientes es posible correr y disparar al mismo tiempo, además de un sistema CQC (combate en espacios cerrados) que permite atacar rápidamente a rivales cercanos en todas direcciones. Como extra, se puede utilizar a los zombies como escudo o como bombas móviles. Los enemigos pueden infectarte con el Virus-T y conviertirte en zombie para atacar a tu compañeros. También hay una nueva mecánica de hemorragias: si resultas gravemente herido, tu sangre atrae hordas de infectados que acabarán contigo.

Tras completar cada misión obtienes un grado y puntos de experiencia, determinados por la cantidad de enemigos que eliminaste, el tiempo que tardaste en completar la etapa, entre otros factores. También recibes experiencia por recolectar datos de Umbrella, encontrar objetos ocultos y derribar enemigos sobresalientes. Con los puntos ganados puedes comprar nuevas armas o mejorar tus habilidades.

Otros modos de juego incluyen el clásico “Team Attack” donde debes eliminar al equipo contrario, “Survivor” basado en resistir el ataque de hordas de enemigos antes de que llegue el helicóptero, “Heroes” donde utilizas a personajes clásicos de las series en una batalla campal hasta que todos los Héroes del equipo contrario hayan muerto, “Biohazard” una variante de captura la bandera  y “Nemesis Mode“, este último sólo disponible para la Xbox.

Gears of Evil: Operation Left 4 Dead

Las gráficas están muy bien, por fin tenemos una descripción de última generación sobre los momentos finales de Raccoon City: calles vacías y a oscuras, grotescos mensajes de desesperanza grabados en los muros, restos de autos, barricadas destrozadas, cadáveres devorados repartidos en cada esquina, multitud de basura y escombros por todos lados, alguna arma bio-orgánica acechando en las sombras. En conjunto con varios acordes ambientales traídos de vuelta desde las versiones originales, el juego puede mandarte mensajes nostálgicos casi imperceptibles.

Gran parte del juego se desarrolla en situaciones, entornos y personajes conocidos por los amantes de la franquicia, todos ellos recreados con fidelidad a sus encarnaciones originales, pero adaptados a las nuevas posibilidades de juego, que en general ofrecen pocas opciones de exploración al ser extremadamente lineales. La Ciudad de los Muertos se convierte en un campo de batalla entre el Servicio de Seguridad de Umbrella, SpecOps del gobierno y las adorables Armas Bio-Orgánicas.

Pero hasta ahí, durante el resto de la aventura el juego se ahoga en sus propias fallas. Las ambientaciones son extremadamente oscuras; en multitud de ocasiones es imposible distinguir lo que hay delante sin incrementar al máximo el brillo de tu pantalla. Durante los enfrentamientos tu personaje no responde de la forma que deseas, fallando en ponerse a cubierto, incapaz de contraatacar o recoger un ítem. En adición, no puedes hacer las clásicas maniobras de evasión de todo buen shooter, simplemente lanzarte hacia adelante para morir de una buena vez.

Slant Six prometió nuevas variantes de B.O.W., aunque sólo una llegó hasta el producto final y parece una copia mal hecha de enemigos ya vistos en otras series. Para compensar la poca variedad de enemigos, se incrementó de forma dramática su resistencia. Salvo los zombies y soldados normales (dependiendo de que logres controlar la puntería estilo Stormtrooper de tu personaje) todos los demás enemigos son tanques blindados que absorben cantidades obscenas de balas como si nada. Era de esperar que Nemesis o el T-103 soporten tal cantidad de daño, pero ver a Leon resistir más disparos que los dos juntos es demasiado.

Hay una buena selección de armas, regresan viejos clásicos como el Lanzagranadas M79, el Lanzallamas y la Samurai Edge, entre multitud de pistolas, ametralladoras y escopetas; sin embargo ninguna de ella se siente especialmente poderosa. Para empeorar las cosas, la mitad del juego consiste en regresar sobre tus pasos para recoger más munición.

Si juegas en solitario, también debes cargar con el lastre de la pobre IA de tus compañeros de equipo, que si bien logran acabar con algunos zombies, la mayor parte del tiempo están siendo eliminados por Hunters o Lickers. Son incapaces de esquivar los peligros ambientales, cubrirse, pasar de una esquina o revivirte. Otra gran falla es la ausencia de un Modo a Pantalla Dividida.

La campaña DLC (Contenido Descargable) corrige algunos de estos problemas. Los personajes que utilizas son un mero cambio de apariencia, teniendo las mismas armas y habilidades, pero sin duda las misiones con los Echo Six son mucho más divertidas que el juego original, con momentos geniales de verdad. Esto va en detrimento de RE:ORC, ya que para poder disfrutar de una partida medio decente debes comprar el juego dos veces.

Conclusiones

Resident Evil: Operation Raccoon City es un juego mediocre que sufre de muchos problemas técnicos, mecánicas inútiles, una historia poco profunda y corta, un soundtrack que pasa desapercibido, IA horrible, sistema de control poco responsivo, miras desviadas, apariencias de personajes mal logradas y situaciones anacrónicas. Si algo hace bien es mostrar el verdadero poder de las Armas Bio-Orgánicas de Umbrella.

Con mucha práctica, miles de puntos de experiencia gastados en armas y habilidades, además de memorizar los niveles y conductas de los enemigos, RE:ORC puede convertirse en un juego decente para aquellos que buscan revivir los acontecimientos de aquél fatídico otoño de 1998 desde otro punto de vista, ya sea en solitario o cooperativo en línea, pero eso no le quita la carga de ser un juego verdaderamente decepcionante.

Ver También:

Facciones:

Enemigos:

23 Respuestas a “Resident Evil: Operation Raccoon City

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s