Shadow Island

Los eventos de Alone in the Dark: the New Nightmare tienen lugar en una isla ficticia, que cuenta con su propia historia íntimamente ligada a la antigua familia Morton, que la compró al estado de Massachusetts a finales del siglo XIX.

Los orígenes de la familia Morton en América se remontan a los tiempos de los grandes cambios demográficos que se produjeron tras la fundación de los Estados Unidos. Aunque resulta imposible reconstruir la historia familiar remontándose más allá de principios del siglo XIX, parece que la familia procede del pequeño pueblo de White Chapel en Sussex, Inglaterra. Fue Robert Morton, un mercader de lino, quien condujo a su familia al continente americano. En 1823 construyó su primera fábrica de papel en lo alto de las colinas Beacon Hill. El éxito de esta empresa, llamada Morton Papers fue impresionante. Sin embargo, fue su hermano mayor, Richard Morton, quien fundó el auténtico imperio Morton al crear la Compañía Petrolífera Morton el 23 de Marzo de 1889.

El “Hombre del Hielo”

El secretismo de la familia Morton comenzó cuando un hombre fue descubierto en el hielo durante una de las expediciones que la compañía llevó a cabo en Groenlandia entre 1881 y 1893. Richard Morton, personaje público de gran influencia, se fue recluyendo más y más, abandonando los poderosos círculos sociales de Boston para lanzarse a osadas expediciones que lo conducían, una y otra vez, al lugar de su primer macabro hallazgo. Como ayudantes para sus misiones, las cuales muchas veces terminaban en desastres humanos y económicos, reclutó mercenarios y marineros suecos y noruegos. Entre éstos se encontraba un tal J. De Certo, un aficionado al arte de la magia negra. Se trataba de un personaje desconfiado que, aparentemente, ejercía una gran influencia sobre Richard Morton.

Contra todo pronóstico, el negocio familiar prosperó; la Compañía Petrolífera Morton se fue haciendo con más y más mercados en Venezuela, Indonesia y el Mar del Norte. Mientras tanto, la competencia sufría una serie inexplicable de desgracias: los socios eran víctimas de horribles accidentes, los directores desarrollaban trastornos mentales, los abogados cedían fácilmente y firmaban acuerdos que perjudicaban a la empresa. Ningún tipo de investigación pública o privada logró hallar ningún cargo contra el grupo Morton. Se sabía que la fortuna de la familia era enorme, aunque nadie sabía a cuánto ascendía.

El 20 de Junio de 1899, Samuel Gibson empezó a trabajar para Richard Morton. Se trataba de un estudiante brillante especialista en descifrar lenguas antiguas. Morton le había encargado la traducción de las inscripciones de una tabla que hallaron cerca del famoso Hombre del Hielo. Gibson llevó a Morton hasta Shadow Island.

La infame capilla en las profundidades de la isla

El fuerte que domina las inhóspitas llanuras de la isla había estado abandonado durante veinte años. Los soldados que allí repostaron sufrieron alucinaciones o repentinos ataques de locura. Otros desaparecieron sin dejar rastro. Cabe mencionar la extraña leyenda que afirma que durante el siglo XVII, se celebraban en la capilla situada cerca del fuerte extraños rituales durante los cuáles pudieron realizarse sacrificios humanos. El estado de Massachusetts no se lo pensó dos veces cuando Richard Morton se ofreció a comprar Shadow Island, por la que pagó una cantidad simbólica.

Parece ser que, en un principio, Richard Morton deseaba hacer del fuerte su hogar. Gastó una auténtica fortuna en esta tarea, a la que dedicó esfuerzos sobrehumanos, hasta que decidió abandonar la idea y construir una extraña mansión en la parte sur de la isla. La razón por la que decidió comprar Shadow Island y trasladarse allí fue que las inscripciones de las tablas de piedra eran parecidas a las que se encontraron en los pasajes subterráneos más profundos de la isla.

La mansión construida al sur de la isla por Richard Morton

A medida que avanzaba la traducción de las inscripciones, la relación entre Morton y Gibson se fue deteriorando. El estudiante tenía una visión romántica de su tarea, mientras que Morton estaba poseído por una pasión destructiva. Además, los descubrimientos de Gibson parecían aterrorizarle; en una larga carta a su novia, que se había quedado en el continente, éste le confesó sus miedos y preocupaciones. Esto fue lo último que se supo de él. La madre de Gibson recibió un escueto mensaje firmado por Richard Morton:

“Su hijo ha desaparecido. No se ha encontrado su cuerpo. Mi más sentido pésame”.

El momento culminante de la inquietante ascensión de Richard Morton coincidió con una ola de desapariciones de chicas jóvenes en los barrios más pobres de Boston. Se cree que,  empujado por el demoníaco De Certo, el fundador de la dinastía Morton se dedicó a practicar rituales de magia negra en los que sacrificaban almas inocentes, sin duda en la misma capilla en la que se habían celebrado varios sacrificios tres siglos antes; sin embargo, se desconoce con qué fin. Las primeras desapariciones comenzaron entre Octubre y Noviembre de 1903 y se sucedieron con la terrorífica periodicidad de una al mes, que aumentaba durante los periodos de equinoccio, hasta el 13 de abril de 1905, fecha en la que Richard Morton murió y las desapariciones finalizaron misteriosamente.

El interior de la mansión

En 1874 nació Archibald Morton, el único hijo de Richard Morton y Susan Chalmers. Mientras la Compañía seguía prosperando, Archibald dedicó su juventud al estudio de los Círculos Polares. Al igual que su padre, organizó numerosas expediciones y, también como él, quedó fascinado con Shadow Island y sus extraños misterios. Poco a poco se ha ido sabiendo que, desde finales de 1905, arrancaron a una gran cantidad de hombres y mujeres jóvenes de sus lejanas tierras y los llevaron a la isla. En este aspecto, Archibald fue más discreto que su padre.

En 1897 Archibald Morton contrajo matrimonio con su primera mujer, Jennifer Pritchett, juntos criaron a su hijo Jeremy, en 1899. Jeremy era de naturaleza débil y delicada, pero desde muy niño mostró poseer una inteligencia excepcional. También él se hallaba bajo el hechizo de la misteriosa Shadow Island, aunque su interés por ésta era de carácter más científico. Jeremy Morton era inventor. El alcance y originalidad de sus inventos son impresionantes, aunque nunca se molestó en patentarlos. Se dedicó a asistir a congresos y dar conferencias. En 1922 entabló una duradera amistad con uno de los últimos descendientes de la tribu de los Abkanis, Joseph Edenshaw. Este indígena americano se instaló en Shadow Island en 1924.

El Cementerio

Los diez últimos años de la vida de Jeremy Morton fueron los más misteriosos y estuvieron rodeados de secretismo. Durante su juventud y madurez, el genio inventor se codeaba con la crema y nata de la sociedad. Sin embargo, su vejez la pasó recluido en la isla. Algunos testimonios sobre esta época ponen la piel de gallina, uno de ellos es la boda con Lucy Dogan de su Hijo Howard Morton, nacido en 1931, con motivo de la cual se organizó una recepción en la isla a la que asistieron amigos y familiares lejanos. La fiesta se vio desagradablemente interrumpida cuando apareció en el parque próximo el cuerpo de uno de los invitados salvajemente mutilado. El hermano de Lucy, Michael Dogan, afirma haber visto una espantosa criatura parecida a un lagarto, con tentáculos y unos terribles colmillos.

Los miembros de la familia Morton, y Jeremy no fue una excepción, realizaron peligrosos y escalofriantes experimentos con los cuerpos que descubrieron Richard y sus sucesores, experimentos que van en contra de las leyes de la naturaleza: resurrecciones, cruces entre diferentes especies, manipulación genética, entre quien sabe qué más atrocidades.

El laboratorio de Alan Morton

Los dos últimos herederos de la dinastía e hijos de Howard Morton, Alan y Obed Morton, dedicaron sus vidas por completo al estudio de Shadow Island, sus misterios, las extrañas tablillas y a la tribu Abkanis, con la ayuda de Edenshaw. Obed se volvió un notable etnólogo, mientras que Alan vivió recluido en sus extraños experimentos, obsesionado con los secretos más profundos de la isla.

En 2001, sus repetidos crímenes en el continente atrajeron la atención de una agencia del gobierno, que enviaría a Edward Carnby y Aline Cedrac a la isla. Para ese entonces, Obed Morton había terminado la transcripción de las tablillas que su abuelo Jeremy ocultó, las mismas que le costaron la vida a Samuel Gibson, sus descubrimientos fueron más que escalofriantes:

“Más allá de este umbral el sol nunca brilló.
Quien lo ha cruzado jamás regresó.
Esta puerta fue construida por el hombre, con la piedra ardiente, para que las sombras siempre moren en la noche.
El hombre selló esta puerta con su sangre, como los dioses le ordenaron.
El hombre no ha conquistado a la Sombra.
La Puerta no trae victoria, sólo obstruye el flujo.
Maldito aquél que la abra de nuevo”

2 Respuestas a “Shadow Island

  1. Ya jugué este juego, un verdadero Survival Horror NO a mejor SH que te haga caer de la silla cuando escucha eso gritos de terror y eso efecto de sonidos tan bien hechos
    El lo efecto visuales no se queda atrás nada como esa ambientación ta oscura y misteriosa.
    NUNCA juegue solo y de Noches, solo digo por experiencia propia🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s