Cordyceps Brain Infection

La Infección Cerebral Cordyceps (CBI por sus siglas en inglés) es un patógeno ficticio central en la trama de The Last of Us. Se trata de la variante mutante de Ophiocordyceps unilateralis, un hongo parásito capaz de modificar la conducta de las hormigas en la selva tropical. El hongo devora tejidos no vitales y toma el control del cerebro de su huésped, haciéndola subir a la parte superior de una planta donde se ancla a una hoja con sus mandíbulas antes de morir. Del cadáver brotan los micelios del hongo y diseminan esporas que reanudan el ciclo.

Se trata de un organismo especializado en parasitar una especie en particular de hormiga, pues la tasa de éxito en otros insectos disminuye considerablemente, llegando a acabar con colonias completas. Los insectos han desarrollado un mecanismo de defensa: cuando la colonia detecta a un miembro infectado, varias de ellas lo capturan y llevan lejos del grupo. En realidad, es imposible que los humanos se infecten y mueran tras exponerse a la esporas del hongo, pero pueden sufrir ligeros desórdenes de conducta.

En The Last of Us, el hongo ha mutado debido a un virus externo e infectado humanos que se alimentaron de maíz contaminado procedente de Sudamérica. El parásito crece en el interior de su huésped mientras éste sigue con vida y toma control de las funciones cerebrales avanzadas, modificando su comportamiento para buscar esparcir más esporas. Las criaturas resultantes atacan a toda persona no infectada y pueden operar durante años siempre que las condiciones lo permitan. Tienen preferencia por ambientes húmedos y oscuros.

La poca información de que disponen los sobrevivientes indica que el huésped infectado atraviesa cuatro etapas, cada una más peligrosa que la anterior. La infección se trasmite por mordida de una criatura o al inhalar las esporas de la etapa final. Cuando el hongo percibe que se acerca el final de su huésped, lo conduce a un lugar oscuro y húmedo donde muere, para poder desarrollarse a partir de sus restos. Los micelios expulsan gran cantidad de esporas que se concentran en ambientes cerrados, siendo menos efectivas en el exterior.

Conforme el parásito avanza, el huésped sufre horribles cambios en su apariencia. El hongo termina por  cubrirlos casi por completo y en muchos casos exhibe bioluminiscencia, a la vez que placas de tejido fúngico les proporcionan protección adicional. Sus huesos se vuelven frágiles, aunque obtienen gran tolerancia al dolor. En ocasiones, su vista es reemplazada por un rudimentario mecanismo de ecolocalización e incluso pueden lanzar parte del hongo que los cubre para atacar desde lejos. Todos ellos son vulnerables al fuego.

Etapas:

Runner
Stalker
Clicker
Bloater

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s