Alien: Isolation – Historia

Quince años después de la misteriosa desaparición de su madre, Amanda Ripley es contactada por Samuels, un representante de Weyland-Yutani quien le informa la aparente recuperación del registrador de vuelo del Nostromo. El artefacto está bajo custodia de los ejecutivos de Seegson Corporation en Sevastopol, una antigua estación espacial que funciona como puerto franco en la órbita de KG-348, un gigante gaseoso en el espacio profundo.

Samuels le ofrece un lugar en el equipo que acudirá a recuperar la caja negra para que pueda obtener algunas respuestas. Amanda acepta y juntos viajan a bordo de la nave comercial Torrens junto a Taylor, otra ejecutiva de la Compañía. Llegan sin problemas, pero por fuera la estación parece dañada y abandonada. Las comunicaciones no funcionan, así que los tres hacen una caminata espacial para abordar Sevastopol. A mitad del trayecto ocurre una repentina explosión y el equipo se separa.

Ripley consigue llegar a una exclusa para entrar en la estación, pero no puede contactar con Samuels, Taylor o la tripulación de la Torrens. El lugar parece abandonado y se cae a pedazos. Las pocas personas abordo actúan de forma extraña, evadiendo a cualquier otro que se cruce en su camino. Rumbo la sección de comunicaciones conoce a Axel, uno de los habitantes de Sevastopol con quien forma una alianza para volver a la Torrens. Axel explica que existe criatura alienígena desconocida abordo que ataca a todo ser viviente.

Ambos evitan a un grupo de saqueadores, pero la criatura acaba con Axel antes de que Amanda pueda reaccionar. Sola de nuevo, consigue algunos suministros en el camino para dar por fin con el registro de vuelo del Nostromo; pero los datos están corruptos, es imposible leerlos. Poco después encuentra a la criatura frente a frente mientras viaja al centro de comunicaciones donde contacta con Samuels. Él y Taylor también están a bordo, pero la mujer está gravemente herida y necesita atención médica urgente.

Las cosas no podrían estar peor, cada humano abordo está por su cuenta, hay un extraterrestre asesino suelto, los sintéticos de Seegson se muestran hostiles hacia cualquier sobreviviente y los múltiples fallos en la estación la han convertido en un laberinto. Lo primero es estabilizar a Taylor. Ripley se dirige al centro médico San Cristóbal para conseguir material con el cual aplicar los primeros auxilios. Allí conoce al Dr. Kuhlman, unen fuerzas para anular el bloqueo del área médica y obtienen las medicinas. Pero cuando están por salir, Kuhlman es asesinado por el alien.

Cuando los tres se reúnen de nuevo, conocen al mariscal colonial Waits y su ayudante Ricardo. Explican que el monstruo fue traído abordo de la estación por la tripulación de una nave de rescate, la Anesidora, quienes también fueron los que encontraron el registro de vuelo del Nostromo. Waits mantiene preso al capitán Marlow en el cuartel general de los mariscales. El grupo se dirige hacia allí, el último bastión de los sobrevivientes, donde Ripley consigue hablar con Malow.

La tripulación de Anesidora encontró el registro de vuelo del Nostromo a la deriva en el espacio y siguió su trayectoria con la esperanza de rescatar dicha nave para cobrar una recompensa. Sin embargo, en su lugar terminaron captando una señal desconocida que los guió hasta un planetoide desierto. Una vez en la superficie, encuentran los restos de una nave extraterrestre y en su interior varios huevos. La esposa de Marlow, Catherine Foster, es atacada por una especie de parásito y la tripulación la lleva hasta Sevastopol, desatando a la criatura.

Waits tiene un nuevo plan para acabar con esta amenaza. Ripley actuará como cebo y la llevará hasta una zona de Sevastopol que puede desprenderse en caso de emergencia. Una vez dentro, el monstruo quedará encerrado y le expulsarán de la estación. Amanda lleva a cabo el plan, pero Waits la traiciona y encierra junto al alien, para después expulsar el módulo con ambos dentro. La mujer consigue regresar a la estación al salir por la exclusa de emergencia y la criatura perece cuando el módulo entra en la atmósfera de KG-348.

Con la amenaza más grande erradicada, la estación parece bajo control hasta que los androides comienzan a actuar de forma aún más extraña. Salen de sus estaciones para eliminar a cualquier sobreviviente. Un grupo de ellos consigue entrar en las oficinas de los mariscales para acabar con Waits y sus hombres. El único sobreviviente de la masacre es Ricardo, mientras Samuels y Taylor han desaparecido. Para detenerlos, se debe intervenir en la IA principal que controla toda la estación, APOLLO.

Samuels se encuentra en camino y consigue vulnerar la seguridad de APOLLO a cambio de su propia vida. Gracias a su sacrificio, Ripley consigue hablar directamente con la computadora, obteniendo varias revelaciones. Weyland-Yutani compró Sevastopol en el último momento antes de que la Torrens llegara, cargando en APOLLO un protocolo especial llamado Special Order 939. Las nuevas directrices son conservar al espécimen intacto bajo cualquier circunstancia hasta que la compañía lo capture, todos los demás recursos son prescindibles.

Sin embargo, lo que más preocupa a Ripley en estos momentos es que APOLLO no ha desactivado dichos protocolos a pesar de que el alien ya no se encuentra a bordo de la estación. La computadora la guía hasta el reactor principal, debajo del cual existe el nido de las criaturas. Las paredes están cubiertas de cadáveres que han sido usados para incubar más aliens. Amanda sobrecarga el reactor para destruir el nido, pero varias criaturas consiguen escapar en el último momento y ahora rondan en el resto de la estación.

Ricardo revela que Taylor fue enviada por la Compañía para capturar al alien y se ha aliado con Marlow para obtener las coordenadas del planetoide misterioso. El capítan cambia de planes, la toma como rehén y escapa abordo de la Anesidora. Ripley consigue llegar a esta nave también. Dentro consigue escuchar fragmentos de la caja negra del Nostromo, así como la última confesión de su madre. Marlow planea detonar el reactor de fusión de la Anesidora para destruir Sevastopol y acabar con la amenaza alien de una vez por todas.

Taylo aprovecha su monólogo para golpearlo por sorpresa hasta dejarlo inconsciente y junto a Ripley intentan detener la explosión, pero no tienen éxito del todo. La Anesidora estalla con Taylor y Marlow abordo mientras Ripley consigue escapar por poco. La explosión fue menos intensa de lo esperado, pero tiene la suficiente fuerza para desestabilizar Sevastopol y ponerla en ruta de colisión contra el gigante gaseoso. De nuevo en la estación, Amanda pide ayuda a Ricardo para poner en marcha un último plan.

Deben alinear manualmente los sistemas de comunicación para contactar a la Torrens. A medio camino, Ricardo es atacado por una criatura, mientras Amanda es llevada de vuelta a los restos del nido. Con muchos problemas regresa a la esclusa, toma un traje espacial y sale hacia la Torrens momentos antes de que la estación comience a desintegrarse. A bordo descubre que el último alien ha matado a todos. Rápidamente acciona el sello de emergencia y ambos son expulsados hacia el vacío. Dentro de su traje espacial, Ripley flota sin rumbo hasta que un haz de luz la descubre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s