Quell

El Supresor es el jefe final del episodio 14 en The Evil Within. Como Reborn Laura, es una manifestación de los recuerdos y subconsciente de Rubén Victoriano, en este caso el deseo de no ser visto por otras personas debido a las graves quemaduras que lo dejaron desfigurado, además de los terribles experimentos que llevó a cabo en espécimenes humanos. Es una de las criaturas más poderosas en el arsenal de Ruvik, a tal grado que le encomendó resguardar el camino subterráneo hacia el Hospital Beacon.

Conserva rasgos vagamente humanoides, pero sus brazos y piernas se han deformado hasta convertirse en apéndices parecidos a tentáculos terminados en una especie de aguijón. De su espalda brotan otros dos tentáculos más grandes y su piel tiene una tonalidad rosácea de textura rugosa e irregular.

Su rostro parece haberse derretido hasta dejar únicamente una gigantesca abertura dentada. En su interior reside otro par de mandíbulas retráctiles equipadas con multitud de colmillos, incluyendo cuatro especialmente largos con forma de tenaza que utiliza para halar a la presa hacia su boca.

Habita los oscuros túneles cercanos al subterráneo de Krimson City, empleando una sustancia biológica viscosa para marcar su territorio y crear un entorno favorable para sus tácticas sigilosas. Acecha en las tuberías esperando a cualquier presa desprevenida, en especial los diversos AlterEgos que pululan por doquier.

Sebastián Castellanos se abre camino a través de su guarida para llegar al Hospital. En el trayecto divisa los métodos de caza de la criatura y cae varias veces en sus trampas, saliendo vivo por poco en cada ocasión. Para dejar los túneles se debe emplear un ascensor, pero justo cuando el hombre está por escapar, el Supresor se hace presente una última vez para retarlo a un combate final. La zona de la batalla es una amplia sala donde desembocan varias tuberías, existen además algunos pilares que sirven como cobertura.

El Supresor es un oponente formidable con diversos patrones de ataque. Tiene la capacidad de mimetizarse con el entorno para volverse completamente invisible, imitando complejos patrones de color. Ejecuta varios golpes con sus tentáculos o se lanza en tu contra para derribarte; además es muy rápido y ágil, capaz de deslizase sobre el suelo para darte caza. La mejor arma en su contra es la ballesta equipada con virotes inmobilizadores, seguida de continuos disparos con la escopeta mientras el monstruo está congelado.

Cuando está en desventaja libera una nube oscura de gas venenoso para escapar; en seguida se camufla para ocultarse en las tuberías en el techo o en la pared. Desde esta posición puede vomitar un flujo continuo de pequeños parásitos parecidos a babosas que se dirigen hacia ti y explotan. Elimina a las nuevas criaturas con el revólver para obtener más munición, encuentra el punto de donde provienen y dispara sobre el Supresor para hacerlo caer. Mientras se agita en el suelo, descarga sobre él tu arma más fuerte. Repite el proceso hasta que muera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s