Rubén Victoriano

Rubén Victoriano fue el último heredero de la prestigiosa familia Victoriano, oriunda de Krimson City. En su juventud fue un chico introvertido, con un inusitado potencial intelectual pero inestable emocionalmente. La única persona que conocía su verdadero carácter era su querida hermana Laura y existía una relación más bien antagónica con su padre. La familia sostenía buena relación con el doctor Marcelo Jiménez por las cuantiosas donaciones que realizaban al psiquiátrico Beacon, así como al clero local.

Rubén detestaba la iglesia. Enfocó todo su potencial a las ciencias biológicas y la psicología; a muy temprana edad realizó horribles experimentos sobre diversos organismos. El Dr. Jiménez mostró particular interés en el trabajo del chico y estaba seguro que juntos lograrían grandiosos descubrimientos. Pero un fatídico día, los aldeanos organizaron una rebelión contra los Victoriano e incendiaron un granero de la propiedad donde Rubén y Laura pasaban la tarde. La chica consiguió salvar a su hermano, pero ella no lo logró.

Las quemaduras dejaron al joven desfigurado en un estado de agonía interminable, pero la muerte de Laura era aún más dolorosa. Su padre lo encerró en el sótano de la mansión, lejos de la vista de todos los demás; el deseo de venganza lo mantuvo vivo hasta que escapó para matar a sus padres. Contactó a Marcelo para comenzar el desarrollo de un artilugio capaz de interconectar mentes humanas; su objetivo era trasferir su mente a un nuevo cuerpo sano y dentro del mundo mental de la máquina, ver a su hermana por última vez: el sistema STEM.

Desconocido para el hombre, Jiménez también tomó gran parte de sus estudios durante los años siguientes y los publicó bajo su nombre. La misteriosa organización Mobius se interesó en el proyecto; ofreció todo el apoyo necesario para hacerlo realidad. A pesar de que su relación iba en declive, ambos científicos colaboraron con la corporación, cada uno siguiendo sus intereses personales. Lograron construir el primer prototipo funcional, comenzando terribles pruebas en personas inocentes que desaparecían de la ciudad.

Traición

Las exigencias de Mobius y la incompetencia de Marcelo terminaron por fastidiar a Rubén, quien saboteó el proyecto para que jamás pudieran completarlo sin él. Regresó a su mansión para continuar trabajando solo, pero la organización no aceptó la negativa. Envió un equipo dirigido por Jiménez para secuestrarlo y forzarlo a trabajar en el STEM. Pronto decidieron que no lo necesitaban “entero” y realizaron una horrible disección para dejar únicamente su cerebro, el cual enfrascaron como una simple pieza más con el nombre código “RUVIK”.

Con el cerebro de Rubén alimentando el STEM, la entidad continuó perfeccionando la máquina bajo la supervisión directa de Jiménez. Contra todo pronostico, la consciencia del hombre siguió existiendo dentro del sistema, un nuevo mundo que podía moldear a su antojo, pero al final una simple prisión. Asimilando esta nueva existencia, Ruvik comenzó a buscar formas de volver al mundo real, pero los sujetos de prueba que Mobius conectaba al prototipo eran incompatibles con sus ondas mentales.

Las pruebas de Mobius terminan abruptamente cuando descubren que Ruvik está matando a todos los sujetos de prueba. Uno de los últimos conejillos de indias es el paciente Leslie Withers, quien le puede servir como recipiente de su mente para volver al mundo real. Marcelo está desesperado por ser de utilidad a la organización, así que idea su propio plan. Desconecta el cerebro de Rubén para colocar a Leslie como núcleo y encargarse de erradicar al fantasma él mismo. Pero el encéfalo del STEM ya está contaminado de forma irremediable por Ruvik.

Mobius no puede permitir esta cruzada personal, así que envía a su mejor agente Juli Kidman, quien se encontraba en una misión encubierta en el Departamento de Policía, al interior de STEM para recuperar a Leslie intacto. Todos los demás sujetos son desechables, incluyendo los compañeros detectives que ingresarán junto con ella como una fachada. Tenerlos a todos en el mismo sitio abre un abanico de posibilidades y de paso atarán un par de cabos sueltos. La operación se pone en marcha justo a tiempo.

The Evil Within

Rubén Victoriano es el principal antagonista de The Evil Within y sus escenarios extra. Se trata de la consciencia del genio científico atrapada dentro del STEM. Sin embargo, a diferencia de otros sujetos de prueba como Los Atormentados, su cerebro sedado es el núcleo del sistema y dentro de él tiene amplios poderes sobrenaturales que lo vuelven casi omnipotente. Puede moldear el mundo mental a voluntad, influir en otras personas, cambiar de forma, teleportarse o asesinar a cualquiera con un simple toque.

También puede tomar parte de sus recuerdos o deseos para crear poderosas criaturas que siguen sus órdenes como El Guardían, el Supresor, Reborn Laura o El Administrador. Para interactuar con otros prefiere tomar la apariencia que tenía en vida antes de ser descuartizado, un hombre de mediana edad deformado por horribles quemaduras que viste unos pantalones blancos y una especie de túnica. Todo el conjunto le da el aspecto de un cadáver andante; su cráneo posee una porción artificial traslúcida, un posible signo de experimentación sobre sí mismo.

Potenciado por su propia locura y deseo de venganza, tortura a cualquiera que se cruce en su camino. Su objetivo es apoderase del cuerpo de Leslie para escapar de STEM. Conforme pasa el tiempo su poder crece al asimilar los miedos y pensamientos de otras personas, a tal grado que en la recta final del juego parece ser capaz de implantar rasgos de su consciencia en los demás. A pesar de su vasto poder, tiene una gran debilidad ante el fuego debido al trauma sufrido por la muerte de Laura, debilidad que comparten todos los habitantes de su mundo mental.

Una vez que Leslie es conectado al sistema, Ruvik pone su plan en acción pero es encarado por los detectives Sebastián Castellanos y Joseph Oda, además de su antiguo colaborador Marcelo Jiménez y la agente encubierta de Mobius Juli Kidman. Marcelo no representa peligro para él debido a su mente inferior, así que despacha a la Amalgama Alfa para asesinarlo. Los detectives no son más que entretenimiento temporal, así que los deja enfrentar los horrores del mundo mental para que mueran de la forma más dolorosa posible.

En poder del mal

La más interesante es la agente Kidman, enviada por Mobius para recuperar a Leslie. Ruvik crea al Administrador para asegurarse de que cumpla su misión, para así escapar dentro del paciente sin que nadie lo note. Pero Sebastián resultar ser más persistente de lo esperado, derrotando a varias de las manifestaciones más fuertes. Ruvik se siente intrigado por el detective y decide atormentarlo enviando varios mensajes o visiones del pasado. La criatura no es una amenaza directa hasta el capítulo nueve.

Dentro de la mansión, Ruvik puede materializarse de forma aleatoria mientras exploras el edificio. Suele teletransportarse varias veces en rápida sucesión. Si logra alcanzar al jugador, la cabeza del personaje explota al instante; es inmune a todas las armas, la única forma de avanzar es evitarlo hasta que desaparezca. Más adelante se hace presente otra manifestación creada a partir de sus recuerdos más dolorosos, una poderosa criatura formada por múltiples partículas de color rojo que se agrupar para formar una vaga silueta humanoide.

Este Hombre Sangriento es el jefe final del episodio. Persigue a Sebastián a través de varias secuencias donde debes atravesar obstáculos antes de que te atrape; hasta llegar al recuerdo del granero en llamas donde ambos oponentes quedan encerrados. La criatura puede separar porciones de su cuerpo que se convierten en Atormentados; también puede atrapar al personaje para drenar su vitalidad. Basta con alejarse de él y eliminar rápidamente a sus lacayos para salir victorioso del combate.

Las partículas que lo componen son una extensión del propio Ruvik que se guían por sus deseos más básicos y se les puede ver en multitud de ocasiones durante la partida adoptando distintas formas. Usualmente se desprenden del cadáver de algún enemigo poderoso para reunirse con su amo, crean obstáculos temporales para impedir tu avance o permiten la manifestación de nuevos adversarios. Este torrente es completamente invulnerable y suele desplazarse a gran velocidad, aunque se mueven lentamente cuando emplean su forma humana.

Sebastián resulta ser un oponente formidable al acabar con todos los enemigos que Ruvik pone en su camino, pero eso no altera su plan en lo más mínimo pues de forma paralela, Kidman continúa con su misión a pesar de fortuitos intentos de rebeldía gracias a la influencia del Administrador. El villano reta al detective a un último combate luego de asimilar la consciencia de Leslie para alcanzar su forma suprema. La criatura es derrotada y el cerebro de Rubén aparentemente destruido, permitiendo la salida del sistema a los pocos sobrevivientes.

Sebastián, Leslie y Juli despiertan en mundo real donde son recibidos por agentes de Mobius. Una vez que todos se retiran, el detective sale del lugar para encontrarse en el interior de Beacon, justo cuando un grupo SWAT entra al lugar. Uno de ellos le pregunta su condición, respondiendo que sólo necesita un poco de aire fresco de verdad. Algo a la distancia llama su atención: es Leslie quien se aleja de forma decidida antes de desaparecer entre la multitud. Ruvik consigue escapar del sistema en el interior de su cuerpo.

Amalgam Core

El Núcleo de Amalgama es el jefe final de The Evil Within. Se trata de consciencia unificada de todos los sujetos que murieron dentro del sistema, potenciada por la locura de Ruvik. Se hace más fuerte al absorber la rabia y el odio que le rodea. Luego de asimilar a Leslie, el monstruo obtiene su forma suprema para retar a Sebastián a un último combate. Como la Amalgam Alpha, se trata de una criatura compuesta por distintas entidades, con Ruvik en el centro de su cabeza. Mide más de veinte metros de altura, cuenta con seis extremidades colosales y dos largas colas.

Su rostro conserva ciertos rasgos humanos, pero carece de ojos y el cráneo ha sido reemplazado por un domo de cristal que cubre su cerebro. Dentro se encuentra Ruvik, formando una grotesca amalgama con otros monstruos como El Guardían, Sentinel, Heresy, varios Atormentados y los brazos de Laura; existen además varias partes metálicas que a su vez protegen el domo. Evoca la estructura del propio sistema STEM, controlado por una mente superior. La criatura es invulnerable a todas tus armas y puede hacer pedazos a Sebastián con un solo golpe.

La batalla final se compone de varias secuencias interactivas. Primero debes escapar corriendo mientras esquivas la garra del monstruo; suele aparecer frente a ti para barrer todo el lugar de forma vertical. Cambia de lado cada vez que se levante. Posteriormente eres lanzado al interior de un vehículo acorazado mientras te sujeta uno de sus tentáculos. Dispara a los puntos indicados para hacer que se retire y mientras se recupera utiliza la ametralladora para destruir el domo de cristal sobre su cabeza.

La criatura arroja lejos a Sebastián, quien es atravesado por una estaca metálica para quedar inmóvil; a lo lejos, la bestia comienza a avanzar para dar el golpe de gracia. El cadáver del Sádico cae convenientemente cerca para proporcionarte el lanzacohetes necesario para esta sección. Dispara al cuerpo del monstruo y luego a la zona marcada para vencerlo sin desperdiciar ningún cohete. Ruvik transforma los restos de su cuerpo en una gigantesca mandíbula para devorar a su adversario, pero al mismo tiempo queda al descubierto y es derrotado con un único disparo certero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s