Jill Valentine


Jill Valentine fue un miembro importante del Servicio de Tácticas Especiales y Rescate del Departamento de Policía de Raccoon City, una de los fundadores de la B.S.A.A. y, junto a su compañero Chris Redfield, una de los sobrevivientes del Incidente de Raccoon City. Ha dedicado gran parte de su vida a la lucha en contra de su antiguo enemigo Albert Wesker y es una de las principales y más populares protagonistas de la franquicia Resident Evil.

Antecedentes

Antes de unirse a la unidad S.T.A.R.S. de Raccoon, Jill fue miembro de otra rama del Escuadrón hasta 1996. Junto a su experiencia previa en la Delta Force, también es diestra en el manejo de todo tipo de armas y equipo electrónico además de poseer algunos conocimientos en Química y manejo de explosivos. Años después fue transferida a la recién formada unidad S.T.A.R.S. bajo el mando de Albert Wesker, donde sus conocimientos la convirtieron rápidamente en un miembro invaluable del equipo.

El Incidente de la Mansión

El 24 de Julio de 1998, el Equipo Alfa de S.T.A.R.S. fue enviado al bosque a las afueras de Raccoon City en respuesta a la desaparición del Equipo Bravo. La misión apenas había comenzado y el equipo ya se encontraba luchando por su vida contra una jauría de hambrientos Cerberus, que los obligaron a refugiarse en la Mansión Spencer. Dentro de la residencia, Jill vivió una experiencia que le cambió la vida al enfrentarse a horrendas criaturas asesinas e incontables trampas mortales diseminadas dentro del edificio, a las que sobrevivió con la ayuda de su compañero Barry Burton.


Tras el asesinato del capitán del equipo Bravo, Enrico Marini, se reveló que la mansión era en realidad un laboratorio secreto propiedad de la Corporación Umbrella y que Wesker trabajaba como un agente doble para ellos; su misión principal consistía en llevar a los S.T.A.R.S. a la mansión para obtener los datos de combate de las numerosas armas bio-orgánicas creadas con el Virus-T.

Eventualmente Jill y Barry lograron frustrar los planes de Wesker, quien fue asesinado por el Tyrant T-002. Los sobrevivientes de los Equipos Alfa y Bravo lograron destruir al Tyrant para escapar de la mansión antes de que la secuencia de autodestrucción de los laboratorios llegara a cero.

Después del incidente, los miembros sobrevivientes de S.T.A.R.S. demandaron la apertura de una investigación formal sobre las actividades de Umbrella, pero sólo recibieron una rotunda negativa del jefe de policía Brian Irons, quien aceptaba sobornos de la Compañía desde tiempo atrás para encubrir sus investigaciones ilegales. Irons ordenó la clausura de los S.T.A.R.S.

Como respuesta, Chris Redfield comenzó a planear un viaje a la cede central de Umbrella acompañado por los otros sobrevivientes, mientras que Jill se quedaría en Raccoon para investigar los rumores sobre unos laboratorios subterráneos, donde William Birkin estaba desarrollando un nuevo virus. Sin embargo, el Virus-T ya se estaba propagando dentro de la ciudad…

El Último Escape

A finales de Septiembre, Raccoon City había sido invadida por los zombis producto de la infección y Jill decidió unir fuerzas con Carlos Oliveira, un mercenario que trabajaba para Umbrella. Ambos decidieron cooperar para llegar al punto de extracción en la Torre del Reloj. Sin embargo, durante su travesía a lo largo de la ciudad fue perseguida por el poderoso Némesis Tipo-T, un arma bio-orgánica que Umbrella había enviado para destruir a los miembros supervivientes de S.T.A.R.S. La criatura eliminó al piloto del Equipo Alfa, Brad Vickers y enfrentó a Jill en varias ocasiones.

Durante una prolongada batalla con el monstruo en la Torre del Reloj, Jill fue infectada con el Virus-T y quedó inconsciente durante cuatro días. Su destinó quedó en manos de Carlos, quien logró conseguir una muestra de la vacuna contra el Virus y erradicar la infección. Continuando con su huída, Jill enfrentó al Némesis en varias ocasiones más antes de llegar a la Fábrica Muerta, una instalación de manejo de desechos propiedad de Umbrella.

Aquí se enteró de que la ciudad sería pulverizada al amanecer por un misil nuclear y libró la última batalla contra Némesis, a quien eliminó al usar la “Espada de Paracelsus”, una railgun experimental. Finalmente, consiguió escapar de la ciudad junto con Carlos y Barry, jurando llevar a Umbrella ante la justicia.

La Caída de Umbrella

En 2003, Jill y Chris se unieron a una organización anti-terrorista y decidieron atacar las instalaciones de Umbrella en Rusia, donde enfrentaron a Sergei Vladimir y el arma bio-orgánica definitiva: T-A.L.O.S. Ambos lograron destruir al monstruo y a Umbrella con él. Jill y Chris continuaron siendo compañeros tratando de poner un fin al bio-terrorismo legado por Umbrella y se convirtieron en miembros fundadores de la B.S.A.A. (Alianza para la Evaluación de la Seguridad Frente al Bioterrorismo) donde trabajaron juntos desmantelando redes de tráfico de armas bio-orgánicas.

Revelaciones

En 2005, como parte de la recién formada Alianza para la Evaluación de la Seguridad Frente al Bioterrorismo (B.S.A.A.), Jill participó en la operación para desenmascarar la Conspiración de Il Veltro tras el incidente conocido como “El Panico de Terragrigia”. Junto a su nuevo compañero, Parker Luciani, logró hacer frente a la amenaza del nuevo Virus T-Abyss.

En 2006 recibieron información del paradero del fundador de Umbrella, Ozwell E. Spencer, e inmediatamente se pusieron en marcha hacia Europa para arrestarlo con la esperanza de que les revelara información sobre la localización de Albert Wesker, quien sorprendentemente había sido visto con vida por Chris durante su misión de rescate en la Isla Rockfort y la Antártida.

Sin embargo, al llegar encontraron a Spencer muerto y a su enemigo, Wesker, justo delante de ellos. Los tres iniciaron un combate espectacular, pero Wesker obtuvo fácilmente la ventaja gracias a sus poderes sobrehumanos y cuando estaba a punto de eliminar a Chris, Jill intervino tacleando a Wesker y ambos cayeron a través de una ventana hacia un abismo insondable.

Uroboros

Ni Wesker ni Jill murieron en la caída, pero ésta última recibió heridas muy graves. Como su venganza personal, Wesker se encargó se sanar sus heridas para utilizarla como el primer sujeto se prueba de su nuevo agente viral: Uroboros.

Sin embargo, el cuerpo de Jill había desarrollado poderosos anticuerpos como resultado de su infección en Raccoon City, los cuales podrían ser utilizados para reducir la toxicidad de Uroboros, permitiendo experimentar con él. Wesker decidió mantenerla en estado criogénico para extraer eventualmente más anticuerpos. Los efectos secundarios de estos experimentos le proporcionaron a Jill anomalías de pigmentación, como cambio en la coloración de la piel y el cabello.

Con suficientes anticuerpos extraídos, Wesker no tenía más usos para ella hasta que descubrió el químico secundario “P30”, relacionado con el Virus Progenitor. Esta sustancia proporciona fuerza sobrehumana y vuelve a los sujetos extremadamente sensibles al control externo. Sin embargo, el cuerpo humano metaboliza este químico de forma muy rápida, por lo que su implementación es casi inútil. Para evitar esto, se le implantó a Jill un dispositivo en el pecho que continuamente le administra una dosis de P30. Convertida en la fiel sirviente de Wesker, se le ordenó proteger a Ricardo Irving y detener a Chris Redfield y Sheva Alomar.

Poco después, fue forzada a enfrentar a su antiguo compañero y a Sheva en una batalla final de dos contra dos, al lado de Wesker. Aún bajo la influencia del P30, Jill era consciente de sus acciones y durante la batalla mostró signos de rebeldía y extrema agonía. Gracias a Sheva y Chris, quienes removieron el dispositivo P30, volvió a ser ella misma y consiguió escapar de las instalaciones junto a Josh Stone.

Ambos lograron conseguir un helicóptero y salvar a Chris y Sheva de la inminente erupción del volcán donde se encontraban peleando. Desesperado, Wesker utiliza su enrome brazo mutado para inmovilizar el helicóptero y arrastrar a sus enemigos con él. Jill proporciona a Chris y Sheva los RPG-7 que utilizan para matar a Wesker de una vez por todas y los cuatro logran escapar sanos y salvos.

3 Respuestas a “Jill Valentine

  1. Rubia? ¬¬

    “poderosos anticuerpos como resultado de su infección en Raccoon City”… no está mal xD Saber que tu entrada más antigua contestaba mis preguntas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s